Mi querido injerto II

Parece mentira que ya haya pasado más de un año desde que decidí meterme en un avión rumbo a Turquía y acabar para siempre con mis complejos de pelo. Como conté en mi anterior post, aunque la idea la llevaba rondado desde hacía tiempo, el día que me decidí lo hice de inmediato. He querido …